RSS Idiomas
Tamaño de escritura
Contraste

Resumen del día
Excursiones y eventos

« Junio 2016 »
Lu Ma Mi Ju Vi Do
30 31
1 2 3

Resumen de la semana
Excursiones

  2016  
Semana en curso
222324
39404142

búsqueda rápida

El Estadio Olímpico de Berlín

2385_Historia_previa

Historia previa

El área alrededor del actual Estadio Olímpico estaba siendo utilizada deportivamente ya desde la época imperial. Desde 1909 existía en este lugar el «Hipódromo de Grunewald» (Pferderennbahn Grunewald). Tan sólo 4 años más tarde y con miras a la realización de los Juegos Olímpicos de 1916 en Berlín, se erige en éste lugar el «Estadio Alemán» (Deutsche Stadion). El arquitecto encargado fue Otto March, el padre de los hermanos Werner y Walter March, quienes llegarían a concebir el futuro Estadio Olímpico. Debido a los sucesos de la primera Guerra Mundial, los juegos de 1916 se cancelaron.

En los años veinte, Werner March desarrolló planos para la construcción, en éste terreno, de un «Foro Alemán del Deporte» (Deutsches Sportforum). En las cercanías del actual estadio, los estudiantes de Educación Física recibirían su instrucción en la «Escuela Superior de Ejercicios Corporales» (Hochschule für Leibesübungen). Sin embargo, pocos edificios llegaron a construirse hasta 1933. Cuando el Comité Olímpico Internacional (IOC) escogió a Berlín como el lugar de realización de los XI. Juegos Olímpicos de Verano, el actual Poststadion de la calle Lehrter en el barrio de Moabit debería ser reconstruído para tal propósito. No obstante, al presentar los planos de remodelación ante Adolf Hitler, éste decidió que se debería construir un nuevo estadio (hasta ese momento se llamaba aún «Estadio de Alemania» – Deutschlandstadion) con capacidad para 100.000 espectadores.

2386_La_construccin_y_los

La construcción y los Juegos Olímpicos

En contra de la posibilidad de readecuar las instalaciones del ya existente «Deutsche Stadion», en Octubre de 1933 Hitler ordena la edificación de un nuevo y gran estadio, más debido a los esperados efectos de propaganda. Casi inmediatamente, el actual Estadio Olímpico de Berlín se construye según los planos del arquitecto y Profesor Werner March, con el apoyo de su hermano Walter, entre los años 1934 – 1936, con cabida para alrededor de 100.000 personas. A partir de 1934 y debido a la puesta en marcha de los nuevos trabajos, el viejo polideportivo fue dinamitado y despejado. Los escombros fueron utilizados como material de relleno para el terraplén de la calle Ruhlebener, entre otras cosas. De manera formal, la clara geometría del nuevo estadio se orientaba hacia las edificaciones deportivas de la antiguedad. Gracias a su particular disposición arquitectónica (parcialmente por debajo del entorno) el plano superior del edificio, aún hoy en día, sólo permite apreciar el contorno original del mismo desde el exterior. Para la parte inferior del edificio, March empleó pilares más angostos de hormigón armado. En los bocetos originales, ésta deberia verse considerablemente más moderna con la presencia de muchos elementos de cristal y estructuras de acero. Puesto que los modernos planteamientos de March no encajaban dentro del concepto arquitectónico del nacional socialismo, éstos tuvieron que ceder ante elementos decorativos (masivas cornisas, revestimiento exterior de piedra caliza y arenisca) que otorgaron al estadio el aspecto imponente deseado por el régimen.

El estadio fue inaugurado durante los Juegos Olímpicos de Verano que tuvieron lugar entre el 1ero. y el 16 de Agosto de 1936, los cuales se convirtieron en el más grande evento de propaganda para el «Tercer Reich». Las 132 hectáreas del terreno olímpico pasaron a ser, desde éste momento, «la obra maestra arquitectónica mejor conservada del nacional socialismo». De ésta manera, el régimen hizo ampliar el Foro Deportivo hasta transformarlo en un «Campo Deportivo del Reich» (Reichssportfeld). Al ensamble olímpico pertenecen, también, la Piscina Olímpica, la Torre del Campanario, el Pabellón Langemarck con el Maifeld (Campo de Mayo) y el Waldbühne (Teatro del Bosque).

El así llamado «Pabellón Langemarck» ocupaba gran parte del tracto intermedio por debajo de las tribunas del Maifeld. Pretendía rendir homenaje a aquellos jóvenes soldados quienes durante la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918), en el asalto a Langemark (cerca de Ypern, Bélgica), en calidad de voluntarios, mal entrenados y equipados, fueron sacrificados por miles el 10 de Noviembre de 1914, apenas iniciada la guerra.

2387_Segunda_Guerra_Mundi

Segunda Guerra Mundial y Posguerra

Junto con el necesário traslado de la industria armamentista hacia las profundidades de la tierra a partir de 1943, debido a la intensificación de los bombardeos en la capital alemana, las dependencias subterráneas del Estadio Olímpico fueron igualmente utilizadas para éste propósito. Los amplios sótanos fueron usados, en partes iguales, por las compañías «Blaupunkt» (fabricación de tuberías) y «Henschel» (piezas para aviones). Blaupunkt fue llevada por debajo de las dependencias correspondientes a las tribunas mientras que Henschel ocupó el «Túnel Maratón» en el área de acceso al sur del estadio.

De este modo,surge el nombre de «Bunker Blaupunkt». Éste se referia a la série de dependencias a lo largo de aproximadamente 2000 m² protegidas por una cubierta de hormigón de varios metros de espesor.

El «Bunker Blaupunkt» sólo pudo ser destruido a principios de los años 50. Al fin y al cabo, soldados británicos se encontraban en Berlín entre Enero y Febrero de 1950 procurando deshacerse de las instalaciones de la guerra en su sector a como dé lugar.No obstante, luego de las primeras detonaciones, las paredes y columnas de la estructura de soporte del estadio dejaron ver peligrosas fisuras las cuales, en la opinión de los expertos, comprometían la estructura directamente. Con la continuación de los trabajos de demolición, algunos segmentos del estadio corrían peligro de desmoronarse por completo y los daños ya existentes se estimaron en cientos de miles de Marcos Alemanes. Las operaciones se suspendieron puesto que se decidió delegar a una compañía alemana el trabajo de «neutralizar» el ya mencionado bunker. Los estragos causados por las demoliciones (gran parte de las instalaciones quedaron completamente inutilizables) deberían ser costeados por la administración del sector británico la cual se rehusó a saldar los pagos.

De manera parcial, los daños de guerra fueron apartados por encargo del gobierno alemán a partir de 1954. Aún así, no fue sino hasta 1965 que las funciones del Estadio Olímpico se reestablecieron por completo. Otra estructura tipo bunker se encuentra, aún hoy en día, en el margen oeste del antiguo Reichssportfeld.

Ésta construcción data del año 1940 cuando sirvió a los miembros del Estado Mayor de la «Flota Aérea Mitte» ( rebautizada como «Flota Aérea del Reich» a partir de 1944), funcionando como central de comando para la defensa del espacio aéreo de Berlin. Debido a su estrechez ya en 1941, un bunker de mayores proporciones fue necesario y se edificó en el distrito de Zehlendorf (Wannsee). La instalación, suspendida sobre la quebrada Murellen, se convirtió en oficinas administrativas externas. Al momento de su destrucción a cargo de los británicos en 1950, el sistema de drenaje del Waldbühne fue averiado, causando con ello que la evacuación de las aguas servidas se diera directamente en la quebrada.

Al final de la guerra, la Torre del Campanario se destruye por completo y el gran archivo cinematográfico que se encontraba por debajo de la misma se calcinó.El calor resultante causó la fundición de las vigas de acero lo cual propició el desmoronamiento total de la construcción. A través de éste suceso, la Campana Olímpica, que ya había sido averiada por un impacto de obús, adquirió una fisura extra que le hizo perder su sonido definitivamente. En el período de la posguerra la campana fue enterrada y luego recuperada en 1947. Aún en la actualidad se puede apreciar el punto del impacto y el lugar original en donde se encontraba la suástica.

2388_Obras_de_reconstrucc

Obras de reconstrucción

A raíz de los acontecimientos derivados del período nacional socialista, el área olímpica cayó en descrédito. Una parte del terreno correspondiente al Reichssportfeld sirvió a los británicos como cuartel general. Con todo, recién a inicios de los años 70 empezaron las obras de restauración del estadio ante la inminente realización de la Copa Mundial de Fútbol en 1974, recubriendo la estructura parcialmente. Nuevamente tuvieron que pasar casi 30 años hasta que, entre los años 2000 y 2004 y manteniendo el pleno funcionamiento deportivo, el Estadio Olímpico se reconstruye y moderniza completamente siguiendo los planos de la agencia Gerkan, Mark und Partner. Con la finalidad de crear una «atmósfera futbolística más densa», se hunde el campo de juego más abajo de las primeras hileras de asientos. Igualmente, el nuevo símbolo de destaque del estadio, su cubierta, se llega a realizar ahora a lo largo de todo el complejo. Luego de la conclusión de los trabajos, el estadio alberga, en el presente, 74.500 espectadores y se encuentra conservado como monumento nacional. De manera oficial, se respetó las exigencias para la preservación histórica de la estructura. Así: utilizando modernas técnicas de restauración, los diversos elementos en piedra se limpiaron y pulieron individualmente, logrando con ello la conservación del 70 por ciento de la substancia histórica del edificio. Por el contrario, las modificaciones realizadas en la pista atlética (pintada de azul) recibieron la desaprovación de la oficina de Protección del Patrimonio. La reinaguración oficial del estadio tuvo lugar el 1ero. de Agosto del 2004.

2389_Expedicin_bajo_el_Es

Expedición bajo el Estadio Olímpico

En 1996 y 2001, integrantes de nuestra asociación inspeccionaron las instalaciones subterráneas en el área de la arena deportiva y sus alrededores. En esta ocasión, se pudo redescubrir un túnel olvidado del período nacional socialista por debajo de la calle Passenheimer, posteriormente recubierto. Lo verdaderamente interesante se encontraba bajo el estadio mismo: a través de depósitos que en 1945 sirvieron de hospital provisional se detecta la existencia de los restos del «Blaupunktbunker». Impresionante fue la escalera de salida hacia la Tribuna de Honor. Cuanto más nos adentrabamos en las profundidades del coloso, más huellas del pasado se revelaban ante nosotros. Se llegaron a encontrar hasta graffitis originarios de la historia temprana de la construcción con los cuales, los obreros de los años 30 se inmortalizaron. Frases como: «Que aquí trabajemos se los agradecemos al Führer» y palabras de exhaltación al «Duce» (Mussolini) en lengua italiana, se pueden leer aún hoy. Nuestros aficionados a la técnica acudieron por cuenta propia para inspeccionar junto a nosotros los completamente intactos ductos de circulación del Correo Neumático de Berlín, descubiertos al interior de los canales para el cableado eléctrico.Por intermedio de éstos, las victorias de las olimpíadas pasadas se transmitieron hacia el mundo entero. Corredores históricos interconectados al interior de la antigua «Casa del Deporte Alemán» (Haus des Deutschen Sports), en las inmediaciones de la Piscina Olímpica, fueron otro de los puntos de destaque de ésta enriquecedora expedición. Lamentablemente, luego del saneamiento del complejo, de los canales y las tuberías del Correo Neumático no quedó el menor vestigio. Nuestra petición de rescatarlos con fines culturales (exposiciones en museos y afines) no fue escuchada. Tal y como sucede siempre con la historia reciente de Berlin, todas las construcciones y huellas de relevancia histórica fueron soterradas con una precisión tal que nos llenan de estupor y pesar por los daños inflingidos. En éste terreno, los representantes de la oficina del Patrimonio Histórico no se dejaron ver jamás en las catacumbas del Estadio Olímpico de Berlín.

Autor: Dietmar Arnold, Reiner Janick, Gudrun Neumann, Ingmar ArnoldEstado: 08.06.10 Inicio